¿Qué me pasa doctor? Está usted infoxicado (I)

La infoxicación es un fenómeno de reciente acuñación que implica los efectos de someterse a excesiva carga informativa. Es una consecuencia médica y social de la actual sociedad de la información.

infoxicaciónEstaremos de acuerdo en que la irrupción de Internet en todos los ámbitos de nuestra vida ha traído muchas ventajas. Nuevos cauces de comunicación, acceso sencillo al conocimiento, a la formación, a la información, incluso nuevas vías de entretenimiento. Pero también coincidiremos en que está afectando (no siempre positivamente) a nuestra manera de trabajar y, lo que es más grave, a nuestro rendimiento.

Nuestra presencia múltiple en diversos canales de comunicación produce la llegada masiva y continua de estímulos. Avisos de correos entrantes, del correo privado, de SMS, whatsapp o LINE, menciones en Twitter, mensajes en Facebook o Google+, avisos de la agenda, avisos de contactos de LinkedIn, llamadas de teléfono, alertas de publicaciones interesantes, de comentarios en blogs, de réplicas, boletines, avisos de RSS… A lo largo de nuestra jornada laboral recibimos continuamente mensajes externos que distraen nuestra atención, nos hacen perder la noción del tiempo y dificultan la concentración necesaria para algunas tareas.

En un entorno así, la búsqueda de informaciones concretas se hace dificultosa y la posterior clasificación de la información por su corrección, calidad, etc., conlleva mucho trabajo. Es fácil encontrar personas que tienen la sensación de no ser capaces de leer toda la información a la que pueden acceder para tomar decisiones.

Es entonces cuando hablamos de infoxicación (intoxicación por exceso de información), de infobesidad, de sobrecarga de información. Recibimos en tiempo real demasiada información que no siempre sabemos manejar ni filtrar ni ponderar adecuadamente. La era de la información también lo es del ruido.

“Todo este fenómeno de multiplicación de la cantidad de información que existe en el mundo se ha venido a llamar la ‘explosión de la información’, aunque más bien debería llamarse la ‘explosión de la desinformación’, indigerible y confundidora”. (Cornella, 2002)

No siempre podemos apagar nuestra presencia en las redes, ni separar claramente nuestra vida profesional y personal. No es fácil desconectar o apagar cuando trabajas en medios sociales, cuando es importante para ti o tu empresa la gestión de la marca, de la identidad personal, cuando tienes una alta dependencia de los contactos o cuando necesitas la difusión de tu trabajo.

infoxicación

Algunas investigaciones señalan que incluso se están produciendo cambios en el funcionamiento de nuestro cerebro, que nos obligan a cambiar de foco de atención de manera más intermitente, que cada vez tenemos más dificultad para mantener la atención y profundizar en pensamientos, por lo que vivimos en un mayor estado de estrés y ansiedad, en un zapping mental continuo. En casos extremos puede conllevar incluso el desarrollo de otras enfermedades neurológicas como el Síndrome de fatiga crónica y la Fibromialgia.

¿Seguro que no te afecta? Algunos síntomas de que estás infoxicado serían la disminución de la capacidad de relacionarte socialmente fuera de los medios tecnológicos, aumento de la serendipia procrastinadora (retrasamos tareas importantes al encontrar accidentalmente otras más placenteras), dificultad para desconectar de la tecnología (incluso en situaciones de ocio y entretenimiento), aislamiento del mundo real, pérdida de concentración en el trabajo y estudios, síndrome de Diógenes digital, sensación de angustia porque todos los mensajes son imprescindibles, ansiedad ante averías de red o por olvido del smartphone, irritabilidad por cansancio…

Pero debe quedar claro que no estamos ante un problema tecnológico. Es un problema derivado del abuso/mal uso de la tecnología y de la importancia o delegación de funciones que hemos hecho en ella. Y en la tecnología también está o puede estar la solución.

¿Y qué podemos hacer? La semana que viene lo resolvemos. See you next week.

---------------------------------
¿Te ha gustado el artículo? Comparte y difunde a través de las redes sociales
¡Ayúdanos dándole un meneo!

Share

Profesor del área de Tecnologías de la Información en la Universidad de Huelva, investigador en el ámbito de la Recuperación de Información, habiendo realizado diversas publicaciones en revistas y aportaciones a congresos. Interesado en Social Media y Tecnologías 2.0, profesor del Curso de Especialización en Comunicación 2.0 y Redes Sociales que se imparte en la UHU

Publicado en Hipotéxtico Etiquetado con: , , , , , ,
0 Comentarios en “¿Qué me pasa doctor? Está usted infoxicado (I)
1 Pings/Trackbacks para "¿Qué me pasa doctor? Está usted infoxicado (I)"
  1. […] infoxicado? En esta segunda parte tratamos las soluciones a los problemas derivados de la infoxicación y una serie de métodos para […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*