Félix Morales: “Los intelectuales deben implicarse más y no esconderse”

Internet ha permitido el acceso de la literatura al gran público, redescubriendo a autores casi olvidados y fomentando la publicación de autores nuevos. En esta democratización de la cultura literaria, viene bien consultar a escritores que se encuentran en plena evolución de soporte, ya que han dedicado casi toda su vida a publicar en papel y actualmente experimentan con las nuevas tecnologías. Félix Morales es un escritor sevillano, licenciado en Filología Hispánica, que ha cultivado los distintos aspectos del arte de escribir, tanto como profesor o periodista, en los setenta y ochenta, de asesor en instituciones públicas, o publicando regularmente libros en los que da rienda suelta a la experimentación. Tras mantener varios suplementos y revistas literarias (Rasputín, Con Dados de Niebla, etc.). Actualmente, Félix Morales mantiene de forma digital la revista literaria El fantasma de la glorieta.

FELIX MORALES

Decían ya los griegos que la literatura estaba en crisis, y parece que más de dos mil años después sigue así

El arte literario creo que es algo de minorías. Hay otros artes, como el taurino, deportes, como el futbol, o incluso determinado tipo de cine, que es un arte de mayorías. La buena literatura siempre ha sido un arte de minorías, exceptuando determinada literatura, que ha sido muy digna, como la que leía el pueblo.

¿Por ejemplo?

Por ejemplo Marcial Lafuente Estefanía o Corín Tellado, que están teniendo ahora una versión “pseudoculta”, como por ejemplo con Pérez Reverte. Pérez Reverte sería el equivalente a Lafuente Estefanía, sólo que se disfraza de culto. Escribe novelas de espadachines, al igual que Lafuente Estefanía se ganaba la vida escribiendo novelas de pistoleros, aunque después resultó ser un gran novelista.

Con tu experiencia como profesor, ¿crees que la juventud tiene espíritu crítico y que se fomenta ese espíritu?

Creo que no. La sociedad en general se comporta como una manada de borregos que sigue lo que las tendencias marcan. Si le dicen: “lea usted ‘La sombra del viento’ de Carlos Ruiz Zafón”, la gente lo lee. Se funciona a base de publicidad y no hay espíritu crítico. Aunque creo que esta situación sociopolítica tan dolorosa que estamos viviendo está despertando ese espíritu crítico, a la gente cuando se le pincha, salta.

Yo viví con ilusión el fenómeno del 15M y vi que la juventud se pringó. No había una gran formación política pero había entrega. En el aspecto literario creo que la juventud sigue siendo como siempre, lee lo que le dicen que tiene que leer. Pero, lo que es la literatura “culta”, sigue siendo un fenómeno de minorías.

Quizá esa falta de formación política de la juventud está promovida por un sistema educativo que no fomenta el espíritu crítico

¡Por supuesto! Es que al poder no le ha interesado nunca que el pueblo tenga espíritu crítico. ¿Qué sería de ellos con un pueblo con espíritu crítico? ¿Qué pasaría en esta España llena de políticos corruptos si el pueblo tuviera espíritu crítico? Ya están reprimiendo algo de ese espíritu a base de palos y los políticos se están poniendo guapos para ser más aceptados, pero veo las cosas muy feas en ese sentido.

¿Cómo fue tu aventura en la Junta de Andalucía?

No tuvo nada que ver con la política. Yo nunca he estado en ningún partido político. Entré porque era profesor y había hecho unos talleres literarios con niños. Tenía mucha experiencia en lo que eran las nuevas metodologías que se querían introducir en la ESO, así que me llamaron como técnico. Colaboré en los nuevos diseños curriculares de la malhadada reforma de la enseñanza, que resultó ser un fracaso por falta de voluntad política.

Tienes experiencia en la edición de muchas revistas, como Rasputín, Con Dados de Niebla o El fantasma de la glorieta, que vivió muchos años en papel y ahora sobrevive en digital. Con tu experiencia de tantos años, ¿crees que es más sencillo editar ahora?

Creo que publicar siempre ha sido difícil, depende también del medio que elijas para publicar. Aunque en internet es bastante fácil. En El fantasma de la glorieta basta con que el texto sea digno para que lo acepte y se publique. En una editorial comercial es más difícil, hay que pasar una serie de filtros, de comités lectores, etc.

Pero con las herramientas digitales que hay hoy en día, como el libro electrónico, el ahorro de costes de distribución, etc., parece que el que era territorio de unos pocos hoy en día se ha abierto a más autores que posiblemente nunca hubieran publicado en papel

Creo que hay algunos que en el medio digital están saliendo adelante, pero profetizo, no sin cierta nostalgia de viejo, que la edición en papel está a punto de acabar. Eso no quiere decir que no siga habiendo editoriales que son las que venden y otras a las que nadie les hace caso. ¿Cómo se gana el prestigio de esas editoriales? ¿Se compra? Tal vez, en este mundo todo se vende y se compra.

¿Podemos considerar que actualmente hay un superávit, una burbuja de autores, similar a la inmobiliaria, que algún día explotará?

No creo que vaya a haber ningún tipo de explosión. Habrá una selección, no necesariamente de calidad, que impondrá el mercado. Sobrevivirán los más comerciales y el resto quedarán en hibernación y se redescubrirán, quién sabe, cuando ya estén muertos y sus bisnietos serán los que conozcan el éxito de su antepasado.

Hay un autor que descubrí hace muy poco y me fascinó, y que no leí en mi juventud por prejuicios ideológicos. Me refiero a Gonzalo Torrente Ballester. Hace poco cayó en mis manos “La saga/fuga de J.B.” y es una magnífica novela. Torrente Ballester ha tardado mucho tiempo en ser aceptado, las cosas funcionan así en literatura. Sin embargo, ahí tienes a Pérez Reverte que pitido que da, pitido que se escucha en el otro lado del mundo, cuando no deja de ser, para mí, un autor mediocre. Y sin embargo, es uno de los escritores españoles que más venden.

¿Crees que ahora mismo hay un lobby de escritores que parece que no dejan paso a otros más jóvenes, que intentan hacer cosas nuevas, y no les dejan entrar en el Olimpo de los escritores?

Por supuesto, creo que hay una verdadera mafia de escritores, que entre ellos se lo cuecen y se lo comen. Están asociados a una serie de agentes literarios y editoriales que son los que los apoyan. Hay corrupción en el mundo literario, igual que la hay en todos los ambientes sociales

¿Te parece bien que estos jóvenes intenten innovar, adaptando lenguaje de la calle o utilizando otro tipo de narrativas?

Creo que en la literatura hay que innovar. Pero es como si la tradición se fuese depurando. No es que esté bien o mal, es que la innovación pura no existe, la tradición está ahí. Es inevitable, la tradición es el cuerpo de la creación, de ahí surge todo. Si haces un estudio de la historia de la literatura, la tradición siempre está presente, para afirmarla o para negarla. ¿Qué es ‘El Quijote’ sino una burla de la tradición de los libros de caballerías? ¿Qué es el ‘Ulises’ de Joyce sino una versión de ‘La Odisea’? ¿Qué es ‘La Odisea’ sino un larguísimo cuento de hadas con todas las funciones de Propp presentes? En literatura claro que hay innovación, pero siempre procede de una tradición, igual que tú y yo dependemos de nuestros padres, porque sin ellos no estaríamos aquí. La tradición es la madre de la evolución literaria

FÉLIX MORALES 2

¿Crees que el periodista que se introduce en la literatura beneficia o perjudica?

Depende de quién sea el periodista. El periodista debe ser un buen lector, y para ser escritor tienes que amar la literatura. Claro que un periodista puede ser un buen escritor. Yo fui periodista durante un tiempo, aunque cubrir información no era lo que más me gustaba, pero también escribía artículos de opinión. Si sigues la historia del periodismo, el decimonónico era más literario, entonces sí había más conexión entre escritor de creación literaria y periodismo. Hoy día el periodista es un técnico de la información, pero no creo que sean incompatibles.

Pérez Reverte era periodista, y Gabriel García Márquez también

Es que otra cosa distinta es cuando un periodista aprovecha su fama para hacerse novelista. Conocemos el caso de una mujer que utilizó un negro, por ejemplo. Eso me parece deshonesto. Ahora, que si es compatible, por supuesto, como con otras profesiones. Axel Munthe era médico y era un magnifico escritor, como Martin-Santos, el de “Tiempo de silencio”.

Ahora, una cosa es la profesión de periodista, que actualmente es muy fría porque así lo pide el mundo en el que vivimos, y otra es ser escritor. Por supuesto que ser periodista va a influir positivamente, en el conocimiento de la actualidad o el estilo, siempre que se haga de forma honesta.

La literatura se consideraba por los griegos como una de las grandes artes y el avance de la civilización ha creado unos artes nuevos, como el séptimo, el cine, o el noveno, el cómic. ¿Crees que estas nuevas artes, que en su momento dependían de la literatura, tienen su propio lenguaje?

Evidentemente tienen su propio lenguaje, pero provienen de la literatura y siguen manteniendo su cordón umbilical con ella. Escribí algunos libros de texto cuando fui profesor, y recuerdo que una de las actividades era rellenar los bocadillos de un cómic de ‘El Quijote’ consultando el propio libro. Claro que estas artes se han independizado de la literatura en gran medida, pero siguen siendo simbióticos: los libros se transforman en películas y también se crean libros a partir de sagas de películas. Aunque esto forma parte también del negocio editorial.

Me consta que conoces Twitter y mantienes tu cuenta activa. ¿Crees que se puede hacer literatura en 140 caracteres?

De hecho nosotros lo hacemos en la cuenta de El fantasma de la glorieta. Organizamos actividades que se pueden meter en un tuit. Por ejemplo, utilizamos aforismos o frases cortas de Jardiel Poncela y Ramón Gómez de la Serna, y retamos a nuestros seguidores q que escriban en un tuit algo similar.

¿Pero crees que se puede hacer literatura más allá de haikus, greguerías o aforismos?

Lo que es en Twitter, con las condiciones que hay ahora, no se puede ir más allá de la microliteratura: haikus, aforismos, etc. Ahora bien, puedes tener un blog asociado en el que ampliar contenidos.

Referencia de Félix Moreno a Valle-Inclán

Ramón del Valle-Inclán, fotografía de Alfonso en la que se ve el agujero en el zapato

Parece que cuando las cosas van mal se reclama que la gente de la cultura sea más reivindicativa. ¿Crees que los escritores deben tomar un papel más activo en la situación actual?

Creo que sí. Confieso que yo no lo hago todo lo que debería, aunque al principio del 15M sí colaboré en mi blog personal subiendo fotos de manifestaciones, llamaba a la gente, etc. Creo que los intelectuales deben implicarse más y no esconderse, cosa que no sé por qué lo hacen. Los autores de antes, para bien o para mal, fueran del signo político que fueran, se implicaban. La gente del 27, la del 98, Don Ramón del Valle-Inclán, que se implicó hasta la punta de sus barbas de chivo. Era gente que se mojaba cuando había una situación problemática en su país, y, desgraciadamente, yo creo que hoy día los escritores no se implican.

Sin embargo, desde sus columnas o sus libros sí que reclaman un cambio de estatus, tanto desde la derecha como desde la izquierda, pero no se les ve nunca en las manifestaciones. ¿Quizás porque la intelectualidad actual es más “activista de salón”?

Ellos se consideran la élite. Creo que el escritor antiguo era una persona más implicada con la sociedad, con el pueblo, escribiera lo que escribiera, tal vez porque fuera más del pueblo. Antes he nombrado a Don Ramón, y hay una foto famosa suya, cuando ya había publicado “Las Sonatas”, en la que está tumbado en una cama y tiene un agujero en la suela de un zapato. Eran gente más implicada política y socialmente, más aventureros y valientes. En ese sentido creo que la profesión de escritor ha perdido mucho. Y no me quito culpa.

---------------------------------
¿Te ha gustado el artículo? Comparte y difunde a través de las redes sociales
¡Ayúdanos dándole un meneo!

Share

Acerca de

La curiosidad y el aprendizaje van siempre de la mano. No soy maestro de nada, por eso prefiero preguntar a los que sí saben. Hago lo que puedo. O, al menos, lo intento.

Publicado en Entrevistas Etiquetado con: , , , , , , , ,
2 Comentarios en “Félix Morales: “Los intelectuales deben implicarse más y no esconderse”
  1. Fan dice:

    Afortunadamente, existen aún [pocas] personas como Félix Morales que a base de puro amor al arte, mantienen activa una revista literaria donde personas, prácticamente desconocidas, pueden publicar sus textos. De otra forma, se quedarían arrumbados en un cajón o en una vieja libreta.

    Además, me consta que el esfuerzo que realiza vía twitter es impresionante y, por eso, me permito felicitarlo, humildemente, en este foro. Invito a quienes aún no participan a que se sumen a sus más de mil seguidores y descubran por sí mismos lo enriquecedoras que son las actividades que ahí dirige.

    Felicidades, señor. Queremos Fantasma para mucho tiempo más.

  2. Me ha resultado muy interesante esta entrevista a Félix Morales.

    Sobre la revista El Fantasma de la glorieta, de cuyos talleres literarios soy asidua participante, puedo decir que está siendo una experiencia muy gratificante y divertida, ya que te permite ir formándote en la tarea de escribir, compartiendo con otras personas(que por suerte cada vez somos más)la magia de la palabra.

    Por lo cual valoro enormemente la labor que Félix Morales, de forma totalmente vocacional y desinteresada, realiza desde la revista citada, dándonos a muchos la oportunidad de asomarnos un poco al mundo literario.

    Mil gracias a Félix Morales y larga vida a El Fantasma de la Glorieta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*