Operación bikini

El Gobierno, en su reciente Consejo de Ministros, nos ha invitado a entrar en la ‘operación bikini’ por las bravas, culpando de la maltrecha economía y de los dramáticos datos del paro, conocidos tras la encuesta de la población activa EPA, a la ‘herencia recibida’, año y medio después de tomar posesión. Mientras tanto, más de seis millones de parados continúan sin saber qué hacer con su vida.

Miro a través de los cristales. La visión me resulta casi lacónica, y no por repetida, menos dramática. Ellos hacen cola, y mis sueños de titulada universitaria, se estrellan una y otra vez contra el suelo a seis pisos de altura. La ventana me lleva a la cola de la oficina del INEM y yo los veo, mitad apesadumbrados, mitad sin esperanza. Alguno es nuevo, eso se nota.

Y yo desde el pasado viernes, no consigo conciliar el sueño. Como penitente irredento, invoco a Morfeo. Seis millones, doscientos mil parados. Y el Consejo de Ministros no va a hacer nada, según dijo la propia vicepresidenta del Gobierno. La EPA arroja su peor pronóstico y yo abandono el barco de mi razón a costas más benevolentes. Pero, ¿qué significan todos esos parados? ¿Tiene derecho el Consejo de Ministros a hacer otro ‘Sheldon Cooper‘, esta vez con una rueda de prensa hermética que sólo saben descifrar ellos? Y de fondo, el drama social.

Después vinieron las culpas, ese invento judeocristiano. ¿Tuyos, míos o nuestros? Rubalcaba le dijo a Rajoy que dejara de hablar de la herencia política, luego Zoido culpó al PSOE de su gestión del desempleo, uno de los más altos de España.

Pero todo viene de mucho antes, una problemática relegada en favor de la lucha política por los votos. Y alguno incluso se atreve a filosofar sobre lo “bueno” que es que los jóvenes emigren.

Explicación de la crisis y por qué no nos sientan bien las políticas de Merkel:

Como un pájaro herido, otra idea ronda ahora mi cabeza. Nos gobierna Europa. Son como esos ‘dietistas’ con planes de comida milagrosos que ahora en verano, acechan a las mujeres como aves carroñeras. La marca España se resiente y en el exterior nos ven como a un país del tercer mundo. Ellos también tienen planes sobre cómo adelgazar el problema de España. Todos tienen ideas. Pero nadie soluciona nada.

Yo mientras tanto, intento no caer en la tentación de la apariencia social para ‘entrar en la ropa de verano‘ y poderme poner el bikini, ya que muchos años de feminismo no impiden que los anuncios de “chicas 10” nos atosiguen cada verano para hacer que entremos en su espiral de consumo, porque ni para eso tenemos.

---------------------------------
¿Te ha gustado el artículo? Comparte y difunde a través de las redes sociales
¡Ayúdanos dándole un meneo!

Share

Acerca de

De acá y de allá, poetisa sin rumbo fijo y timonel de los sueños de la infancia.

Publicado en El balcón de Nínive Etiquetado con: , , , , , ,
0 Comentarios en “Operación bikini
1 Pings/Trackbacks para "Operación bikini"
  1. […] Operación Bikini […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*