Borja Adsuara: “Es un mito que España sea el país de Europa con las conexiones a internet más caras”

Desde que en se liberalizara el mercado de las telecomunicaciones en 1997, España ha vivido un profundo cambio en su relación con internet y la inclusión de las nuevas tecnologías en la sociedad. De hecho, la lucha contra la denominada “brecha digital” aún no está terminada y desde las instituciones se sigue trabajando para acortarla. Otra cosa es que la ciudadanía detecte o no estas inversiones para no sólo facilitar el acceso a internet sino difundir su uso para impulsar la competitividad en las pequeñas empresas. Borja Adsuara es el actual director general de Red.es, ocupó el cargo de director general para el Desarrollo de la Sociedad de la Información en el Ministerio de Ciencia y Tecnología en el periodo de 2000 a 2002, y tuvo un papel determinante en el impulso de la redacción de la LSSI (Ley de Servicios de la Sociedad de la Información o Ley de Internet). Ha sido asesor parlamentario, consultor de distintas empresas y administraciones públicas en proyectos de Telecomunicaciones, Sociedad de la Información, Audiovisual e I+D+i, así como profesor de Derecho de la Información y Sistemas de Información.

Creo que no está muy claro para qué sirve Red.es. ¿Nos lo explicas?

Esto me pasa mucho porque hacemos tantas cosas que la gente no ve cuál es nuestro foco. Red.es empezó y sigue siendo la autoridad nacional de los dominios “punto es”, así que somos el registro que concede estos dominios. Pero enseguida se creó un observatorio donde hacemos informes sobre la sociedad de la información periódicamente. También gestionamos la Red Iris, que es la red de investigación de todas las universidades y de los centros públicos de investigación, aunque también se conectan centros privados. Y por último manejamos fondos FEDER para programas de desarrollo de la sociedad de la información, tanto en administración electrónica como en economía digital, en formación y empleo y en pymes y comercio electrónico.

Hace unos años se hablaba de la “brecha digital” debido a las grandes diferencias en el acceso a internet en España, y se dieron una serie de subvenciones para acortarla. ¿Cómo ha evolucionado esa situación?

Se daban ayudas porque la brecha podía ser por muchos motivos, unos de formación, otros por motivos económicos o tecnológicos, porque no llegaban las redes a todo el territorio, etc. Incluso la edad tenía que ver, aunque ahora los nativos digitales no tienen esos problemas. Esa brecha se está estrechando, aunque no ha desaparecido y hay que seguir luchando contra la brecha digital, sobre todo en la capacitación: hay mucha gente que puede estar en las redes y sin embargo no están capacitados para ello. Hay otros que, por desgracia, todavía no tienen acceso en zonas recónditas, donde no llega una buena calidad de la red y para eso se van a desplegar las infraestructuras.

Pero lo más preocupante son aquellos que tienen a su disposición esas infraestructuras, a una calidad aceptable, y sin embargo no entienden todavía que internet vaya con ellos. Me refiero, por ejemplo, a muchas micropymes donde la tasa de penetración o de presencia en internet no es la que debería ser, sobre todo cuando lo están pasando mal ahora y el comercio electrónico podría ser una tabla de salvación para, sobre todo, mantenerse a flote y poder ser más competitivas.

¿Cuál es el perfil del usuario digital español?

Tenemos algunos estudios del observatorio y se concentra en una zona entre 25 y 45 años. Pero tampoco hay ese impedimento insalvable por la edad, porque hemos visto que se soluciona en cuanto se tiene la capacitación y, sobre todo, la motivación. Hay personas de la tercera edad que se han conectado a internet y son usuarios intensivos porque, por ejemplo, les ha ayudado a vencer la peor de las enfermedades que es la soledad. No es verdad que esto tenga que ver con la edad y que las personas mayores piensen “esto no es para mí, me moriré sin haber entrado”.

Incluso ahora se ha producido un nuevo hito con los tablets, que son mucho más intuitivos, y resultan mucho más fácil de manejar para las personas mayores que iniciarse con un ordenador. Es verdad que hay un perfil de usuario más intensivo, pero lógicamente tiene que ver con el momento de más actividad en tu vida. Sin embargo los niños pequeños cada vez se conectan antes y las personas mayores cada vez se conectan más.

Es curioso que España sea uno de los países donde más smartphones y tablets se venden, pero el analfabetismo digital es muy acusado en pymes, pequeñas empresas o comercios que no le ven el potencial a la presencia en internet.

Por un lado se va a producir un relevo en las pymes y sobre todo en las micropymes. En las empresas familiares, los padres ya mayores van a ir dejando la dirección de la tienda a sus hijos, que incorporarán las nuevas tecnologías de modo natural, como las aplican en el resto de facetas de su vida. Mientras tanto hay un tránsito que tenemos que intentar acelerar.

Pero estas empresas familiares no lo hacen por falta de capacidad, porque si se pusieran lo conseguirían, como demuestran los que ya tienen presencia virtual. No lo hacen porque no ven claros los resultados que podrían sacar abriendo un canal de comercio electrónico. Ahora que cada vez entran menos clientes por la puerta ya no es una ventaja sino una necesidad, porque el que no haga comercio electrónico va a desaparecer. Así que se darán cuenta que hay que alternar y no desperdiciar ninguno de los canales disponibles.

¿Es cierto que España es el país con las conexiones de internet más caras de Europa?

No, en absoluto. Eso es un mito, y además cualquiera que haya viajado puede dar fe de ello. Lo que pasa es que a veces se hacen comparaciones que no son exactas. También están los temas de calidad, y en países que tenemos la imagen de que están más desarrollados que España, la calidad de las conexiones es mucho peor y cuando vuelves te das cuenta de la diferencia. Eso es un mito que no es verdad, aunque tampoco es que seamos de las más baratas, pero desde luego no somos las más caras. En cualquier caso, todo es opinable, porque cada uno tiene la experiencia de usuario que tiene.

Pero es un mercado competitivo, y ahí por mucho que se proteste, desde que en 1997 se decidió la liberalización del mercado de las telecomunicaciones, ni siquiera el Gobierno puede hacer nada. Está la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones que es la que fija el marco de competencia, y lo mejor que puede ocurrir en este mercado, como en otros, es que las operadoras compitan entre sí. Periódicamente lo hacen, pero me parece que recientemente se ha producido una nueva apuesta de un operador por bajar las tarifas que ha hecho reaccionar a otros operadores. Y eso es lo mejor que le puede ocurrir al usuario, que haya competencia y que intenten llevarse clientes bajando las tarifas todas las operadoras.

BORJA ADSUARA

Red.es es la entidad pública del Ministerio de Industria, Energía y Turismo encargada de consolidar el desarrollo de la Sociedad de la Información en España. Ejecuta proyectos TIC en colaboración con las comunidades autónomas, diputaciones y cabildos, entidades locales y el sector privado.

Los periodistas son los expertos en comunicación, pero sin embargo también son los más reacios a los cambios en la tecnología. ¿Crees que las nuevas tecnologías fomentan nuevos modelos de negocio del periodismo?

Lo que está ocurriendo con los medios de comunicación y, especialmente, con los periodistas, es una tragedia y a mí me duele especialmente porque he sido profesor muchos años en Ciencias de la Información y muchos alumnos míos que estaban en medios me encuentro que están en paro. Sin embargo, siempre digo que lo más importante de la sociedad de la información no es la tecnología sino la información. Todos los estudios dicen que los ciudadanos cada vez quieren más información, luego parece que es razonable que los profesionales de la información tengan mucho que decir en la sociedad de la información.

¿Qué ocurre con los periodistas? Lo mismo que ocurre con otro tipo de contenidos: todavía no hemos encontrado el modelo de negocio. Pero, desde luego, yo me fío mucho más de un profesional de la información que de un ciudadano que no se ha tomado la molestia de contrastar un rumor. Como pasó con la música, con iTunes que se desarrolló otro modelo de negocio, con el CD que te venían 15 canciones y había 10 que no te importaban, hasta que descubrieron que la unidad de gestión era la canción. No digo que se vayan a acabar los periódicos, pero habrá gente que, como yo, que no leen todas las noticias de un periódico y, sin embargo, sí siguen a determinadas firmas porque consideran que son periodistas que están muy informados de los temas que a mí me interesan.

A lo mejor se puede crear sobre eso un modelo de negocio donde yo sí estaría dispuesto a un modelo de pago por seguir a determinadas personas que considero que sí están muy bien informadas. A lo mejor hay distintos niveles como los icebergs, un nivel que es la noticia que es la punta del iceberg, y un conocimiento mucho más profundo que podría considerarse como un modelo de pago o mixto, con inserción de publicidad o similar. Pero eso es prueba y error, nadie ha encontrado todavía la piedra filosofal y todo el mundo de los contenidos la está buscando. Pero de lo que no cabe la menor duda es que tú te conectas a una tubería por el agua que va por la tubería, no por la tubería. Yo no soy tecnólogo, vengo del mundo de los contenidos, y eso es lo más importante de internet. Hay que ponerle el cascabel al gato, pero creo que es el gran futuro y el gran valor que aporta internet.

¿Y el periodista que ahora se ve que con su formación no es suficiente?

Hasta hace poco había quien decía que se iban a hacer acciones para capacitar a determinados sectores, y de hecho se siguen haciendo, pero eso era el comienzo de internet. Ahora, el que no esté muy interesado en estar a la última en redes sociales y demás, es como si un médico no estuviera a la última en las nuevas técnicas que aparecen en medicina. Yo no entiendo que un periodista no esté ya en las redes sociales, o que haya una distinción entre el papel y la pantalla. Igual que decía del comercio electrónico, que había un canal presencial o por internet, el periodista es un profesional de la información y tendrá que aprovechar todas las tecnologías y los canales que se han abierto. Y el que no lo haga sucumbirá. El que sí se adapte, como en cualquier especie, sobrevivirá y triunfará.

¿No es un punto de vista un tanto darwinista?

¿Qué ocurrió con los amanuenses con la aparición de la imprenta? Hubo gente que dijo que era el acabose, y hubo otros que pensaron “somos los que estamos mejor preparados para entender el negocio” y dieron el salto. Lo otro es dominar una tecnología, pero ¿quién conoce mejor el negocio de la información que un profesional de la información?

---------------------------------
¿Te ha gustado el artículo? Comparte y difunde a través de las redes sociales
¡Ayúdanos dándole un meneo!

Share

Acerca de

La curiosidad y el aprendizaje van siempre de la mano. No soy maestro de nada, por eso prefiero preguntar a los que sí saben. Hago lo que puedo. O, al menos, lo intento.

Publicado en Entrevistas Etiquetado con: , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*